Arquitectura, Diédrico, Dibujo, Expresión Gráfica, Geometría Descriptiva, Historia, Ingeniería, Universidad

Análisis de los contenidos y el método didáctico de la asignatura de Geometría Descriptiva desde su perspectiva histórica (I).

Primera entrega de este tema, desarrollado íntegramente en la publicación del mismo nombre y a la que se puede acceder para su descarga gratuita en el Repositorio de la Universidad de Granada DIGIBUG en el enlace http://hdl.handle.net/10481/41912. Está disponible, así mismo, en la iBook Store, también gratuitamente, en este enlace: https://itunes.apple.com/es/book/analisis-los-contenidos-y/id1130527309?mt=11


Introducción

El profesional de la enseñanza adquiere con el tiempo, colaborando con los mismos o programas similares, con compañeros del mismo Área o Departamento, una manera de impartir su asignatura que va depurando y adaptando por unos factores inherentes al propio sistema educativo vigente en cada momento determinado de su vida académica y va configurando, al mismo, tiempo, una opinión más concreta de la materia que permite la mejora continua en su métodos didácticos.

Se particularizará en la asignatura de Geometría Descriptiva, que forma parte de las enseñanzas globales y conocimientos básicos que todo alumno de carreras técnicas debe poseer en su formación, analizando su evolución histórica y los métodos de trabajo para su impartición así como aspectos concretos de la misma incidiendo en la didáctica de la asignatura y métodos de enseñanza así como el control y la evaluación.

Se ha dividido la entrada en tres partes por lo que se procede a la exposición de la primera de ellas.

  1. El Lenguaje Gráfico.

El Lenguaje es el medio que nos permite comunicarnos con los demás siendo los más utilizados el oral, el escrito y el gráfico.

Actualmente, el Lenguaje Gráfico constituye una forma de conocimiento y de transmisión de la información. Es común observar en los medios de comunicación como ésta aparece por medio de tablas y de gráficos de rápida interpretación visual y que muestran como unas variables dependen de otras.

Luego, por propia definición, es el conjunto de elementos gráficos que sirven para reproducir una palabra, una idea o un mensaje.

Antes de continuar, se ha de desarrollar el concepto de Gráfica. Nos estamos referimos a una actividad profesional que se desenvuelve en el campo de la comunicación visual. Su relevancia quedó plasmada a partir de la publicación en 1967 de la “Semiologie Graphique” de Jacques Bertin.[1].

Para resaltar relaciones de semejanza y orden entre los datos, la Gráfica usa las particularidades de la imagen visual obteniendo lo que se denomina un Cuadro de Datos.

Por tanto, los objetivos de la Gráfica serían dos:

  • En una primera instancia, realizar el tratamiento de los distintos datos y así abordar la información deseada, comprendiendo su contenido.
  • Si resulta necesario, comunicarla o, en su caso, el listado de los datos básicos.

En este orden de cosas, merece la pena citar la Teoría Matricial de la Gráfica[2] que tiene en cuenta estos tres aspectos que se relacionan a continuación:

  • La propia naturaleza entre el cuadro de datos y la imagen.
  • El nivel perceptivo.
  • La fijación o movilidad de la imagen en cuestión.

En la teoría de la gráfica hemos de realizarnos tres preguntas básicas:

  • De qué se trata
  • Cuál es la información de conjunto.
  • Si existen excepciones.

Estas preguntas nos las hemos de plantear con antelación parar evitar construcciones inútiles.

La transformación de los datos en gráficos permite su comprensión pero se deben someter a un tratamiento para reducir su número y se puedan integrar.

Por otra parte, toda imagen gráfica posee unas propiedades naturales, esto es, cualquier representación se sitúa arriba o abajo y a izquierda o derecha por lo que la propia percepción origina dos dimensiones independientes X e Y. También, cualquier variación en las condiciones lumínicas crea una tercera dimensión, la Z, independiente de las dos anteriores.

Luego nos encontramos ante otro medio de comunicación, formando un auténtico lenguaje con un elemento singular y básico que es el signo, que citando a Umberto Eco[3], se define como que “algo que significa algo para alguien”.

Realizando un inciso, se concretarán una serie de cuestiones que nos permitirán enmarcar mejor nuestro análisis.

Por tanto, dado que hemos citado y realizado una primera definición de lo que sería el signo, aludiremos a la semiótica que se define como la teoría de los signos. En su referencia, comentar que Charles Peirce[4] fue quien, en un primer momento, la sistematizó y es la que sirve de fundamento a otras disciplinas como las matemáticas y las ciencias de comunicación y el arte.

Volviendo a citar a Umberto Eco, una semiótica general sólo puede ser el resultado de la comparación de diferentes sistemas entre sí que revelaría: “leyes comunes y sistemáticas que permitan explicar de una manera unificada su modo de funcionamiento[5].

No obstante, el propio Peirce entiende la semiótica como “una ciencia de observación como cualquier otra ciencia positiva[6].

Relacionado con este término nos encontramos con el de semiología llegándonos a preguntar si existe alguna diferencia entre ambos y, oficialmente, no la hay si bien semiología está más ligada a la tradición europea mientras que el de semiótica a la anglosajona que es el que tiende a generalizarse y, por ello, es el que utilizamos.

En la obra desarrollada en 1938 Foundations of theory of signs (Fundamentos de la teoría de los signos) por CH. W Morris[7], se siguen los pasos del autor anterior partiendo de su definición de signo: “algo que está para alguien en lugar de otra cosa en algún respecto o capacidad[8].

La semiótica de Morris relata los procesos semiósicos en los que algo funciona como un signo, de forma que citándolo una vez más “algo es un signo solamente porque es designado como un signo de una cosa por un intérprete”.

Cerrado este paréntesis e intentando centrar mejor el concepto al tema que queremos abordar, por Dibujo entenderemos el Lenguaje del que proyecta, aquel que utiliza para hacerse entender de forma universal de una u otra forma.

Tradicionalmente, la clasificación básica y reconocida es en Artístico, que se sirve de dibujos para la expresión de las ideas y Técnico que se puede definir como el procedimiento utilizado para representar diferentes temas pero de una forma normalizada. Éste último es el que se utiliza normalmente en ingeniería, industria, arquitectura o geología.

Profundizando un poco más y enmarcando nuestra exposición, podemos establecer una clasificación no exhaustiva del Dibujo Técnico, entendiendo como tal una forma gráfica de representar los distintos objetos, de forma que ésta quedaría como sigue:

  • Natural: Aquel que se hace mediante el copiado del modelo directamente.
  • Continuo: El ornamento esculpido o pintado que se extiende a todo lo largo de una cornisa o moldura.
  • Industrial: Su objeto es representar piezas de maquinaria, conductos mecánicos, construcciones de forma clara pero con precisión suficiente y es por lo que emplea la geometría descriptiva como auxiliar. Facilita además la concepción de la obra.
  • Aunque no es necesariamente una rama pero se hace con instrumentos adecuados que permitan un trabajo preciso.

            Dado que su misión última es la de trasmitir la forma y dimensiones exactas de un determinado objeto, el Dibujo Técnico utilizada dos o más proyecciones para definirlo, entendiendo por éstas a diferentes vistas del objeto a representar desde varios puntos que, aunque no sean completas por separado, todas de forma conjunta representan cada dimensión y detalle del objeto.

La vista o proyección principal de un dibujo técnico es la vista frontal, también conocida como alzado. Éste suele representar el lado del objeto de mayores dimensiones o, en definitiva, el más representativo. Debajo se representa la vista desde una visión cenital lo que se conoce como planta.

Existen ocasiones en las que estas vistas no son suficientes para representar de forma correcta y completa el objeto por lo que es necesario definir alguna más que culmine el propósito. Así, se puede añadir una vista lateral, derecha o izquierda, vistas auxiliares desde puntos específicos o singulares para mostrar detalles del objeto, necesarios para el fin propuesto y que de otra forma no quedarían mostrados. Por último, en ocasiones es útil y recomendable la representación de diversas secciones o cortes del dibujo de su interior.

  1. Orígenes del Dibujo.

 Ya en la prehistoria, los primeros moradores utilizaron el Dibujo como vehículo de expresión de forma que representaban figuras y escenas en las paredes y techos de sus moradas[9] lo que favorecía su comunicación siendo éstos la antesala de los futuros símbolos que culminarían con la aparición de la escritura.

Representación de Conjunto de Bisontes en Cueva de Altamira. Fuente: http://www.museodealtamira.mcu.es
Representación de Conjunto de Bisontes en Cueva de Altamira. Fuente: http://www.museodealtamira.mcu.es

 Esta primera forma de expresión y de representación gráfica, la artística, fue muy utilizada pues, ante la realidad de una población carente de cultura que permitiese la comunicación de otra forma, las pinturas e incluso las esculturas le permitían el acceso a la información. Independientemente, los libros, en papiro o pergamino[10], y otros formatos eran muy escasos y limitados pues la imprenta[11] tardaría en aparecer lo que favorecería a una mayor difusión de la cultura.

 No obstante lo anterior, nos inclinaremos hacia otra forma de representación que es lo que conocemos como Dibujo Técnico donde existen una serie de normas que hay que cumplir y se estudian.

 Realmente, desde que se tiene conocimiento, el hombre ha necesitado y se ha basado en dibujos donde representaba el diseño y otras particularidades de aquello que pretendía elaborar. Remontándonos a sus inicios, el dibujo técnico más antiguo está esculpido en la estatua del rey sumerio Gudea de Lagash, datado en el 2450 a.C. y que podemos encontrar en el museo de Louvre de París. De forma muy simple se trazan la

Gudea_of_Lagash_Girsu
Rey sumerio Gudea de Lagash (2450 a.C). Museo del Louvre. Fuente. Wikipedia

planta de un edificio que podría ser una fortaleza

 Aunque nos hemos de dirigir hacia el año 30 a.C para encontrar la única obra que se conserva, original de Vitruvio y denominada De Architectura libri decem (De Architectura), dedicado al emperador Augusto[12] y que se conoce en la actualidad como los Diez Libros de Arquitectura. Si bien hay quien afirma que fue el primer arquitecto, sería más justo decir que se trata del primero de su época del que ha llegado legado.

 Aunque hemos de alcanzar el siglo XV para encontrar un primer desarrollo del dibujo como proyecciones sobre planos imaginarios de proyección de forma que algunos autores, entre los que se encuentran Leonardo Da Vinci, ya usaban dibujos, que han llegado hasta nuestros días, y donde representaban sus diseños como su Tratado sobre pintura[13], datado en 1651, aunque hemos de explicar que la proyección sería ortográfica.

 Actualmente, el dibujo técnico se realiza mediante la ayuda de un ordenador y el software adecuado para poder llevar a cabo el trabajo que se pretende de una manera rápida y cómoda que permite, a su vez, su fácil modificación.

 No obstante, y realizando una pequeña reflexión, hemos de apuntar que si bien esta tecnología ha facilitado de forma sustancial las tareas y permite agilizar el trabajo a realizar, no es posible, sin el correcto conocimiento y uso de los materiales y útiles tradicionales así como las técnicas para su elaboración en papel, dibujar en el ordenador.


[1] Bertin, Jacques, “Semiologie Graphique”. La primera edición de esta obra data de 1967 y, en su rigurosidad establece los principales fundamentos del análisis de la información así como otras variables como las reglas de los sistemas gráficos.

[2] Teoría Matricial de la Gráfica. También conocida como análisis de redes, trata de un campo de las matemáticas que analiza y estudia las propiedades de las gráficas o grafos que constan de vértices y aristas que pueden orientarse.

[3] Eco, Umberto (Alessandría 1932 – ). Es Profesor ordinario de Semiótica y presidente de la Escuela Superior de Ciencias Humanísticas de la Universidad de Bolonia.

[4] Peirce, Charles (Cambridge, Massachussetts 1839 – Milford, Pensilvania 1914). Filósofo, lógico y científico y para muchos considerado como fundador del pragmatismo y referencia en la semiótica moderna.

[5] Eco, Umberto. La estructura ausente. Introducción a la semiótica. Barcelona. Ed. Lumen, 1981.

[6] Peirce, Charles. La Ciencia de la Semiótica. Buenos Aires. Ed. Nueva Visión, 1986.

[7] Morris, Charles William (Denver, Colorado 1901 – Gainsville, Florida 1979). Filósofo y semiótico estadounidense autor de numerosas obras relacionadas con la semiótica y el propio signo.

[8] Morris, Ch. Fundamento de la teoría de los signos. México. Universidad Nacional, 1958

[9] Podemos encontrar muchos ejemplos. En España y Europa quizás el más conocido son las representaciones en la Cueva de Altamira, situada en el municipio de Santillana de Mar en Cantabria y descubiertas por un cazador en 1868. El estudio de las imágenes demuestran que la cueva fue utilizada durante 22.000 años siempre en el Paleolítico Superior.

[10] El papiro es un tipo de soporte para dibujo o escritura que se elabora a partir de una planta acuática (Cyperus payrus) que se puede encontrar fácilmente en el río Nilo (Egipto) así como otros lugares cercanos. El pergamino, en cambio, se elabora a partir de la piel de res y otros animales.

[11] La imprenta moderna, pues ya desde la época romana existían sellos que permitía la impresión sobre diversos objetos, no fue creada por Johannes Gutenberg hacia el 1440.

[12] Caius lulius Caesar Augustus (Roma, 63 a.C – Nola 14 d.C.) fue el primer emperador del imperio romano y reinado más prolongado prolongándose desde el 27 a.C. hasta su muerte, sucediendo a Julio César (dictador de la República romana).

[13] Da Vinci, Leonardo Tratado sobre pintura, Traducción por Don Diego Antonio Rejón de Silva. Original de 1651. Reimpreso en Madrid en la Imprenta Real, 1827 Se trata de una serie de notas del autor sobre diversas materias entre las que están anatomía humana, dibujo de árboles y vegetales, materiales y técnicas de pintura, perspectiva línea, colores,…donde refleja sus ideas y arte.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s